Anhedonia

¿Por qué me dio tanta pena pedirte que besaras mi cuello antes de llegar a mi boca? Susurrarte al oído que tus labios son para mi cuello tan esenciales como el viento para las aves. Tal vez por eso no respondí cuando preguntaste qué quería que hicieras conmigo, y mejor te dije que todo; porque no sé qué hacer con tanta libertad cuando me la otorgas, y confundo al placer con la locura y al instinto con la ambición. Y es que cuando no existen barreras absurdas como el tiempo, como el espacio, o como las prendas; me convenzo de que jamás podré tener suficiente de este tú y este yo que por minutos se fusiona en un nosotros; y nada más existe, y nada más importa. Me estremece el recuerdo. Quiero tomarte en mi boca y que te asfixies de deseo. Mirarte, sentirte, probarte. Después de todo, si nuestros cuerpos son templos y no hoteles de paso, ¿qué tendría de malo permanecer orando hasta que se acabe el mundo? Con esos rezos tuyos armonizando con los míos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s