La Soga.

Prólogo.

Innumerables existencias repartidas en tres cuerpos, siempre sobre el presente por ser el único que existe, y sumergidas en un todo que es inevitable, casi tan inevitable como el tiempo. La Soga es la realidad que sólo es posible cuando se está con un pie en el delirio.

No sigue líneas narrativas, quizá porque no soy un dropout de cine, ni de literatura. La Soga sigue, wenn überhaupt, caminos de supervivencia. Es el más desesperado de los intentos del autor por no dejar morir a la más anhelada de las historias; todo por no creer en esa pavada de “cerrar ciclos” y preferir siempre creer en las parábolas y en los infinitos: un infinito de sueños, un infinito de risas, un infinito de obsesiones, un infinito de verdades, un infinito de recuerdos, un infinito de mentiras, un infinito de marihuana, un infinito de benzos, un infinito de Juliettes, un infinito de Robertos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s